Vivimos en una sociedad que se vuelve cada vez más compleja. Al ser más compleja es más interesante y variada, pero también más estresante.

Hay un sinfín de libros y cursos para ayudarte a mejorar tu vida o conseguir el éxito. Gana más dinero, consigue mejor salud, mejora la relación con ti pareja, etc.

Obviamente si podemos mejorar estas cosas, es bueno para nosotros. ¿Pero hasta qué punto debemos? ¿Por qué queremos más? ¿Qué es lo que todos deseamos finalmente? Es mi creencia que finalmente el objetivo de todos es sentirse feliz y útil en la vida.

Nos enseñan que debemos imaginar la vida como deseamos tenerla para conseguir, gracias en parte a la ley de atracción, que se haga realidad. Esto es un arma de doble filo.

¿Qué ocurre cuando imaginas algo lejos de tu propia realidad y refuerces esa imagen con emoción e intensidad y repetición? Una cosa que pasa, o que puede pasar, es que empiezas a sentirte mal con tu vida actual. Ya no sientes la misma felicidad porque la imagen que tienes de cómo debe ser tu vida dista mucho de lo que estás viviendo en la actualidad. Hay que mantener la línea entre ser feliz, apreciar lo que tienes e ir a más.

Una cosa que he aprendido de experiencia propia es centrarme más en imaginar cosas que yo puedo controlar más directamente. Es decir, yo puedo controlar el tiempo que dedico a mi trabajo. Tengo mucho control sobre mi estado de forma física. Sé que si cumplo en mis actividades físicas puedo hacer real un estado de forma mejor como lo imagino. Puedo imaginarme hablando mejor otro idioma o subir de nivel como jugador de tenis. Estas son cosas que puedo ‘atraer’ a mi realidad en un plazo de tiempo razonable y no corro el riesgo de provocar mucha infelicidad en el proceso.

Si tienes retos y quieres imaginarlos cumplidos no es mala idea ir pasito a pasito. Es decir que en vez de imaginarte en una mansión te imaginas primero con tu propio apartamento o casita. En vez de imaginarte como un gran empresario primer imaginarte con un negocio que te da de comer. Sé que esto va en contra de lo que enseñan muchos expertos pero para mí es mejor.

También hay que pensar en que es lo que realmente nos importa. Todos necesitamos sentirnos importantes en el sentido de que nuestras vidas tengan sentido. Tenemos que aportar algo al mundo pero no significa que todos tenemos que ganar mucho dinero, ser súper exitosos, ser los más guapos y geniales. Más éxito no iguala más felicidad. Tener éxito, dinero, un cuerpazo, etc. Todo esto viene con un precio de tiempo, trabajo y dedicación. Quizás serias más feliz sin tanto y sin tener que dar tanto para conseguirlo.

No digo que no hay que aspirar a nada. Yo tengo unos retos y me hace mucha ilusión mejorar en algunas cosas. Pero si intentara mejorar en mil cosas a la vez estaría estresado perdido. Decido unas pocas cosas que son realmente importantes para mí y me centro allí. Cuando era más joven quería tenerlo todo y no hacer nada para conseguirlo. Ahora sé que esas 2 cosas no son compatibles. No puedo imaginar una vida perfecta y gloriosa sin grandes sacrificios que no estoy dispuesto a dar.

¿Qué valoras? Yo valoro mi libertad. Mucho. Eso complica algunas cosas que me gustaría hacer. Tengo que escoger el valor que es más importante para mí y olvidarme de todo que no sea compatible con ese valor.

No dejes que el afán a ser y obtener más te reste felicidad en tu vida. Eso es el mensaje de esta entrada.

El peligro de autoayuda

La literatura de auto-ayuda suele tener muchos beneficios para los que lo lean. Aprendemos conceptos de cómo funciona la vida que nos ayudan a entender mejor las cosas, y para los que lo aplican, mejorar nuestras situaciones.

Pero, dependiendo del enfoque  de la materia, esta literatura tiene cierto peligro. Alguien puede tener cierta satisfacción y tranquilidad en su vida o ser feliz con poco.

Muchos libros dicen que puedes aspirar a cualquier cosa que deseas. Puedes ser lo más grande y tenerlo todo, etc. etc. La idea es para motivar a las personas a darse cuenta que en muchos casos pueden hacer mucho más de lo que habían planteado, y eso está bien. Pero como se dice en inglés,  “Hay que tomar todo con un grano de sal”. Quiere decir, tómalo en cuenta pero no lo tomes por una ley absoluto.

Pero cuando coges una persona tranquila y se auto convence con literatura e ideas de auto-superación, de que puede aspirar a ser el más grande y ganar millonadas, al ver que no progresa mucho hacia esas aspiraciones le puede crear ansiedad. Puede crear mucha ansiedad.

Siempre que no estamos actuando y realizando lo que el subconsciente espera de nosotros eso puede causar problemas. De modo que es un gran peligro auto convencerse demasiado de que obtendrás y sobre todo necesitas realizar enormes logros. Es mejor ser pobre y tranquilo que más rico y atacado, enfermo y infeliz. Pero no tiene que ser una cosa ni la otra.

Si te sientes frustrado porque no logras mucho y deseas grandes cosas, lo más importante es estar tranquilo. No vayas a por la medalla de oro de primeras. Ve a por el bronce. Intenta lograr algo pequeño, y cuando lo tienes apunta un poco más alto. Baja la cabeza, aprende, trabaja y trabaja con fe y nunca con ansiedad.

Fuente de foto.

Javi

Llevo haciendo páginas web desde 1997 y en el 1999 hice mi primera página web que generaba dinero con patrocinadores. Desde entonces he vivido libre gracias al dinero que genera mis sitios web.

2 Comentarios

  1. Efectivamente, la felicidad y la infelicidad se basan en lo que tu consideras que tienes y en lo que tu consideras que te haria mas feliz, se es mas feliz cuando se esta mas gusto con lo que se tiene, pero si caemos en el conformismo, no progresamos y conseguimos lo que queremos, por lo que el equilibrio es dificil, si estamos constantemente deseando lo que no tenemos y no podemos conseguir seremos infelices, si nos conformamos y no deseamos nada, seremos mas felices, pero en algun momento no podremos evitar ser conscientes de que podriamos haber hecho mas y sido mas felices consiguiendo metas.

    Para mi algo clave para ser feliz es asumir y estar contento con lo que tienes y no vas a poder cambiar, pero tener metas y objetivos realizables, luchar por conseguirlos, ya que la motivacion es la salsa de la vida y disfrutar de los logros una vez conseguidos, todo lo que quede en demasiado conformismo o demasiado incomformismo nos va a llevar a ser menos felices,

    Muy buen post y reflexion,

    Un saludo,

    Daniel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario